Parece como si los datos oficiales de los Observatorios de costes, precios y actividad del transporte de mercancías por carretera se conjurasen para dar la razón al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en su idea de que el sector no se encuentra entre los más perjudicados por la crisis sanitaria.

En concreto, los registros oficiales indican que, como refleja Fenadismer, en el primer trimestre de 2020, los costes de explotación en el transporte de mercancías por carretera se han recortado en un 6,9%, dedido fundamentalmente a la caída en los precios de los combustibles en un 17,9% y de la financiación bancaria en un 27,8%.

Así el coste unitario por kilómetro para un vehículo articulado de carga general queda establecido en 1,02 €/km, con caídas de un 7,7% en el caso del vehículo articulado frigorífico y del 2,5% en el caso de la furgoneta.

Además, entre enero y marzo la partida del combustible ha perdido peso en la estructura de costes de las empresas de transporte y supone un 25,4% del total de los costes de explotación para un vehículo articulado de carga general, superado por la partida de personal y dietas, que representa un 36,2% del total de los costes.

Así mismo, en consonancia con la disminución de los costes de explotación, también se ha registrado un descenso en los precios de los servicios de transporte, especialmente en largas distancias y en recorridos cortos.

De igual modo, los datos desagregados correspondientes a la última quincena de marzo reflejan una reducción de la actividad de transporte de un 21,2% en toneladas transportadas, así como del 15,1% en toneladas-kilómetro producidas.