La Policía Nacional ha desarticulado una activa red criminal internacional que presuntamente introducía de manera irregular en la Unión Europea migrantes de origen pakistaní a bordo de camiones.

La organización utilizaba la ‘Ruta de los Balcanes’ para trasladar a los migrantes en camiones no habilitados para el transporte de personas, en condiciones infrahumanas y con grave riesgo para su vida.

En concreto, los emigrantes se captaban en el campo de refugiados situado en la localidad bosnia de Bihac, trasladados a pie hasta Croacia, y desde allí eran trasladados en las cajas de camiones de apenas ocho metros cuadrados que llegaban desde territorio español y eran alquiladas hasta la frontera con Eslovenia, para cruzarla a pie.

Ya en territorio esloveno volvían a montar en los vehículos para seguir hasta Italia, desde donde se trasladaba, por distintos medios, al país de destino final dentro de la Unión Europea, en movimientos interiores secundarios, dirigidos principalmente a España y Alemania.

400 migrantes en los últimos meses

El grupo delectivo habría permitido la llegada a la Unión Europea de al menos 400 migrantes con un beneficio económico superior a los dos millones de euros solo en los últimos meses.

Sin embargo, esta organización llevaría actuando en Europa desde hace varios años, por lo que el número total de migrantes introducidos de forma clandestina sería muy superior.

La investigación, desarrollada por el cuerpo policial español en colaboración con las policías de Bosnia, Croacia, Eslovenia, Francia, Italia, Grecia y Rumanía, a través de Europol y Eurojust, ha finalizado con quince personas detenidas en diversos países europeos.

Según los cuerpos policiales, esta organización criminal transnacional contaría con presencia en Pakistán, Grecia, Bosnia, Croacia, Eslovenia, Francia, Italia y España, donde se encontraba la subestructura más numerosa dedicada a la ejecución material de las operaciones de tráfico de personas a bordo de camiones.

Además, el entramado contaba con el apoyo de otros grupo delicitvos del tráfico de drogas que, a bordo de coches “lanzadera”, alertaban a estos de los eventuales controles policiales y, llegado el caso, les facilitaba una ruta alternativa.