La Guardia Civil ha desmantelado un grupo de loneros radicado en Madrid, que robaba la carga de camiones estacionados en áreas de servicio de la periferia de la capital, o en provincias limítrofes como Cuenca, Guadalajara y Toledo.

La operación se inició en agosto, cuando un conductor denunció el robo de la mercancía de su camión mientras descansaba en la cabina, momento que se aprovechó para rajar la lona del semi.

La banda, según los cuerpos policiales, habría utilizado este mismo método en otras ocasiones para comprobar la mercancía de los camiones mientras los chóferes descansaban y decidir si la movían a otros vehículos para su transporte a un almacén.

En este sentido, los vehículos pesados que utilizaba el grupo crimimal se adquirían a transportistas que dejaban su actividad laboral, a los que se abonaba la trasacción en efectivo, pero sin llegar a finalizar el trámite administrativo de cambio de titularidad en la DGT para evitar ser identificados. A su vez, estos camiones quedaban estacionados en la zona de la Cañada Real Galiana, a las afueras de Madrid, donde tenía su base la organización.

La Guardia Civil estima que esta banda podría haber cometido sustracciones de mercancía, principalmente teléfonos móviles, electrodomésticos y conservas, por valor de más de un millón de euros en diversas acciones cometidas en el Aárea de servicio de Colmenar Viejo, en el municipio madrileño de Villaviciosa de Odón, en la localidad conquense de Tarancón, en las poblaciones toledanas de Illescas y Ocaña, así como la localidad caracense de Algora.

En total se ha detenido a diez presuntos integrantes de este grupo criminal.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px