Maersk Line

Los resultados financieros correspondientes al tercer trimestre del año del grupo danés Maersk, se han saldado con un beneficio neto de 14.562 millones de dólares en los nueve primeros meses, lo que supone una caída del 1%.

Los beneficios antes de impuestos antes de impuestos, también han caído un 1% con respecto al mismo período de 2012, hasta los 3.233 millones de dólares.

Maersk ha conseguido un aumento de los beneficios en todos sus negocios, a excepción de Maersk Oil and Damco, con fuertes incrementos en Maersk Line, APM Terminals y Maersk Drilling.

A pesar de eso, los ingresos del grupo se han reducido ligeramente en 81 millones de dólares, debido en gran medida a las menores tarifas de los fletes de contenedores, y a una menor producción de aceite. Sin embargo, estos factores han sido parcialmente compensados por los mayores volúmenes alcanzados en el transporte de contenedores.

En cuanto a Maersk Line, el beneficio ha sido de 554 millones de dólares, frente a los 498 millones del mismo período en 2012, lo que supone un incremento del 11,2% como consecuencia de una mejora en los costes, y un ROIC del 8,9%. Con un aumento de volumen y una disminución de la capacidad de la flota desplegada del 0,8%, la utilización ,media de los buques ha mejorado un 13%, lo que se ha reflejado en unos menores costes unitarios. Las tarifas han sufrido una caída media del 12,2%.

La división de APM Terminals ha experimentado un incremento del 30,12% en su beneficio, desde los 156 hasta los 203 millones de dólares. En cuanto a los volúmenes de mercancía manipulada, han experimentado un crecimiento del 4%.

A la vista de estos resultados del tercer trimestre, Maersk ha revisado al alza sus expectativas de cierre del año 2013, hasta los 3.500 millones, lo que supone un incremento de 200.000 dólares, con respecto a las previsiones iniciales.

Sin embargo, Maersk ha afirmado que las perspectivas del grupo para el 2013 están sujetas a una gran incertidumbre, sobre todo debido a la evolución de la economía global.