La estibadora Galigrain, presente en el puerto exterior de La Coruña a presentado un proyecto de ampliación y mecanización de sus instalaciones, que supondrá una inversión de 14 millones de euros.

Con la publicación del proyecto en el BOE se abre el período de información pública de 20 días hábiles y se inicia la tramitación de esta inversión que supone una importante ampliación de la capacidad operativa de la compañía gallega en Punta Langosteira.

La primera empresa operadora de graneles agroalimentarios en el puerto de La Coruña, cuenta en la actualidad en el puerto Exterior con una concesión de 36.700 m² dedicada al almacenamiento y distribución de mercancía. Con la ampliación solicitada, las instalaciones pasarán a ocupar 63.600, al añadir 26.888 m² que comprenden la habilitación de un nuevo módulo de almacenamiento de 2.600 m², un pasillo de servicio y una nueva nave de 17.400 m².

El proyecto incluye la construcción de un sistema mecanizado de descarga y transporte de la mercancía desde los buques hasta los almacenes, mediante un circuito cerrado de cintas, tolvas y torres de transferencia que permitirá incrementar la productividad y eficiencia de las labores de estiba, así como mejorar las condiciones medioambientales de todo el proceso. Dadas sus características y la tecnología empleada, será la terminal de descarga de cereales más moderna de España.

El recinto de Punta Langosteira alcanzó la semana pasada los 10 millones de toneladas de mercancías cargadas y descargadas desde su puesta en servicio. Con esta actuación de la empresa del grupo Nogar, la inversión privada ejecutada o comprometida en el puerto Exterior se eleva a 235 millones de euros, para una superficie concesionada o en tramitación de 330.000.

El 70% de las materias primas para la alimentación de la cabaña ganadera y avícola de Galicia se canalizan mediante las empresas logísticas instaladas en el puerto coruñés, lo que da una idea de la importancia de estos tráficos para el enclave gallego.