En un marco en el que la industria automovilística evoluciona hacia un nuevo modelo de movilidad con nuevas energías que pugnan por disputar la hegemonía del diésel, el impacto medioambiental constituye un elemento que los empresarios del sector de transporte de mercancías tienen cada vez más en cuenta a la hora de renovar y ampliar sus flotas.

En este sentido, Calsina Carré ha incorporado a primeros de año una nueva tractora Iveco NP400 de gas natural licuado en su flota de más de 700 vehículos, como parte de su apuesta por un transporte de mercancías más sostenible y eficiente en el marco de su política de responsabilidad corporativa.

El nuevo Stralis NP 460, el camión monocombustible con doble depósito de GNL, 460 CV y un rango de autonomía de hasta 1.600 km, presenta las mejores tecnologías y servicios de eficiencia de combustible en carretera del fabricante y permite reducir hasta en un 15% el consumo de combustible y hasta un 9% el coste total de propiedad, con respecto a un camión diésel.

Iveco es el único fabricante que ofrece la opción de adquirir vehículos de combustible alternativos para todas sus gamas.

Calsina Carré es un operador logístico radicado en la localidad gerundense de Pont de Molins que cuenta con más de cuatro décadas de actividad y que está especializado en el transporte internacional. Cuenta con bases en Barcelona, Valls, Roquetas, París, Marsella, la localidad neerlandesa de Venlo, Rumanía, Turquía y en el puerto de Tánger Med, que suman en total una superficie de 65.000 m².