Cargill y Maersk Tankers han anunciado la firma de un acuerdo estratégico para mejorar la flexibilidad en el servicio a los clientes del segmento del transporte marítimo de graneles, así como para reducir el consumo de combustible de sus flotas y, de este modo, mejorar el impacto medioambiental de sus actividades en esta área.

De este modo, Cargill integrará su flota de graneleros de media distancia en el seno de Maersk Tankers para crear un pool de flota conjunto que les permita ganar tiempo en los servicios, así como ampliar su actividad dentro de los servicio de transporte spot de graneles.

En estos momentos, Maersk Tankers tiene fletados 44 graneleros para una decena de clientes en el mercado de media distancia, a los que Cargill añadirá a partir del próximo 1 de octubre hasta un máximo de veinte nuevos buques, con lo que la flota conjunta de ambas entidades alcanzará las 60 unidades en este segmento.

Maersk aportará al proyecto su tecnología, con el fin de mejorar los servicios y cumplir con el compromiso que ambas empresas tienen en la reducción de emisiones contaminantes y de ahorro energético en el ámbito del transporte marítimo.

Así mismo, ambas empresas prevén abrir el pool a otas navieras con el fin de fortalecer la capacidad de transporte de la flota conjunta a lo largo del tiempo.