Con el cambio de año, Portugal toma el relevo de Alemania en la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, durante la primera mitad de 2021.

En un contexto marcado por la crisis sanitaria, el objetivo de las autoridades lusas se centra en la recuperación económica, a partir de tres prioridades principales: promover una recuperación europea robustecida con una transición verde y digital, llevar el pilar social de la UE como elemento clave para asegurar una transición verde y digital justa e inclusiva, así como fortalecer una autonomía estratégica de una Europa abierta al mundo.

Así mismo, en el ámbito del transporte, como refiere Fenadismer, la presidencia portuguesa se plantea continuar con las prioridades de sus antecesores en lo relativo a la cohesión económica, social y territorial, además de en los objetivos de recuperación económica, descarbonización y consolidación del mercado único, para conseguir un sector sostenible, innovador, resiliente y accesible.

Para ello, se priorizarán iniciativas que ayuden a las empresas del sector a recuperarse de la crisis sanitaria y que contribuyan a la modernización y sostenibilidad del sector en el escenario actual.

Por otra parte, también se promoverán iniciativas que contribuyan a un refuerzo estructural del sistema de transporte de la Unión, mientras que en lo que respecta a la red transeuropea de transporte, se impulsará la finalización de la red principal para 2030 y el aumento de su cobertura en zonas periféricas.