Embarque de camiones en el puerto de calais

Los vehículos industriales que cruzan el Canal de La Mancha representan el 80% de los flujos de transporte entre el continente y Gran Bretaña.

Las últimas elecciones británicas parece que se convertirán en el empujón definitivo que acabará sacando al Reino Unido del mercado común europeo el próximo 31 de enero, siempre que tanto las cámaras del país como el Parlamento Europeo ratifiquen el acuerdo de separación antes del plazo fijado.

Tras el ‘Brexit’ definitivo, que parece se producirá con acuerdo, se mantendrá el actual régimen de acceso libre entre ambas áreas y, de igual modo, da comienzo un período de once meses para definir las futuras relaciones.

Así pues, como recuerda Fenadismer, durante al menos todo el año próximo se mantendrán las actuales condiciones para la libre circulación de mercancías y pasajeros entre la UE y el Reino Unido.

Por tanto, los transportistas españoles podrán continuar realizando servicios de transporte internacional con el país británico sin ningún tipo de limitación administrativa ni restricción aduanera, aunque, de igual modo, el sector tendrá que ir adaptando su operativa a la futura relación que sí que supondrá la implantación de trámites aduaneros aún por definir.

Cada año, unos cinco millones de vehículos pesados cruzan el Canal de La Mancha a través de Francia, una cifra que representa el 80% de los flujos totales de transporte existentes entre Europa y el Reino Unido.