La circulación de mercancías entre Polonia y Bielorrusia ya no es posible, tras el cierre de los pasos fonterizos de Kukuryki-Kozłowicze y Bobrowniki.

Se trata de una decisión de Varsovia después de que el Ejecutivo de Minsk bloqueara el paso de camiones polacos que viajaban a Letonia y Lituania por carreteras bielorrusas.

Aunque coches y peatones seguirán pudiendo circular, ya no es posible ver vehículos industriales cruzando la frontera. En el momento del aviso de sellado, unos 2.000 camiones se vieron atascados a ambos lados la aduana, acumulando retrasos de hasta 67 horas.

Una vez cumplido el plazo de acceso, todos los camiones bielorrusos que se encuentren en Polonia deberán regresar a su país a través de Lituania y Letonia.

Las relaciones entre Polonia y Bielorrusia son muy tensas desde hace meses tras acusar el Gobierno polaco directamente al presidente bielorruso, Lukashenko, de estar detrás de la crisis migratoria que tuvo lugar entre 2021 y 2022, cuando miles de inmigrantes se acumularon junto a la frontera polaca durante varias semanas.

A raíz de esa situación, Polonia decidió construir un muro vigilado que se extiende a lo largo de unos 180 kilómetros de la frontera. Asimismo, el 9 de noviembre de 2021 se cerró el paso de Kuznica, el más importante entre ambos países.

En los últimos años, gran cantidad de exiliados políticos de Bielorrusia se han refugiado en Polonia, estimándose unos 50.000 en la actualidad.

Por otro lado, la guerra en Ucrania ha deteriorado aún más las relaciones, siendo Polonia uno de los aliados más activos de los ucranianos, mientras que el régimen bielorruso es el principal apoyo de Vladímir Putin.