La tecnología E-Drive ha ayudado a muchas flotas a reducir su impacto ambiental, al tiempo que ha incrementado la vida de cada unidad.

La tecnología E-Drive ha ayudado a muchas flotas a reducir su impacto ambiental, al tiempo que ha incrementado la vida de cada unidad.

Carrier Transicold celebra el 20 aniversario de su revolucionaria tecnología E-Drive All-Electric, que continúa proporcionando altos estándares de eficiencia, fiabilidad y rendimiento al sector frigorífico.

Esta innovadora tecnología elimina transmisiones mecánicas en camiones con correa y en sistemas de refrigeración en semirremolques y transforma la potencia del motor en electricidad a través de un generador, reduciendo así los riesgos de fugas y emisiones. Además, disminuye significativamente el consumo de combustible y provoca una menor huella de carbono, y es más silenciosa si se comparada con el sonido del motor diésel.

También proporciona un funcionamiento superior y fiable de la cadena de frío, por lo que es adecuada para la mayoría de los productos sensibles a la temperatura, como los farmacéuticos. Otros beneficios de esta tecnología es el calentamiento constante eléctrico, lo que asegura un rendimiento máximo en múltiples compartimentos, incluso en condiciones ambientales extremadamente frías, cuando los sistemas tradicionales pueden producir calor en el interior del semirremolque.

Para los Vehículos Comerciales Ligeros, VCL, el pulsor de la tecnología E-Drive proporciona una consistente capacidad de multitemperatura a la velocidad del motor, brindando tranquilidad al saber que la unidad de refrigeración se mantendrá la temperatura deseada, incluso cuando el motor del vehículo está al ralentí cuando hay mucho tráfico.

Dos décadas después de su lanzamiento, la tecnología E-Drive ha ayudado a muchas flotas a reducir su impacto ambiental, al tiempo que ha incrementado el tiempo de actividad de cada unidad. Además, reduce un 50% más las tasas de fugas de refrigerante que los sistemas convencionales que utilizan tecnologías estándar, disminuyendo significativamente las emisiones de CO2.