Locomotora de Renfe Mercancías en la estación de Alsasua

El consejero de la Presidencia de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, se ha reunido con los vicepresidentes de la Región Centro de Portugal para intentar reforzar los lazos de colaboración e impulsar las relaciones con Portugal. El objetivo final es contribuir al desarrollo social y económico de estos territorios y fomentar la cohesión social, económica y territorial de la frontera.

Entre los temas abordados en la reunión, el consejero ha señalado la evaluación del proyecto Movilidad, Innovación y Desarrollo, que supone una estrategia que nace de una realidad compartida entre la comunidad y la Región Centro de Portugal, y reconocida a nivel europeo a través de su integración en la Red Transeuropea de Transportes, el Corredor de Irún-Portugal.

Este corredor tiene por objeto promover la puesta en valor de esta realidad territorial a través del desarrollo de las infraestructuras y equipamiento de movilidad y transportes construidos o en vías de construcción.

Reducir los costes

A su vez, la Junta de Castilla y León ha liderado una jornada de estudio para presentar y evaluar, bajo el proyecto «Costes públicos de contexto», el transporte y la logística de cara a proponer soluciones para reducir los costes que pesan en la realización de las actuaciones transfronterizas en diferentes ámbitos.

Del proyecto se deduce que en ocasiones cooperar con el vecino, prestar servicios al otro lado de la frontera, acceder al mercado laboral, realizar operaciones bancarias, acceder a servicios sanitarios o incluso utilizar telefonía móvil, cuenta hoy por hoy con dificultades, con costes administrativos, legales o económicos que entorpecen la actividad diaria de los ciudadanos que viven o atraviesan regularmente la frontera hispano-lusa.

Dificultades fronterizas

Algunos de los posibles costes de contexto transfronterizos analizados suponen por ejemplo: la existencia de diferencias en las restricciones con respecto a la circulación existentes entre España y Portugal. En instalaciones de seguridad y señalización también existen posibles costes de contexto asociados a la necesidad de adecuación de la maquinaria empleada para adaptarse a los requerimientos específicos de seguridad y señalización.

A este respecto, en la actualidad se emplean locomotoras polivalentes que exigen inversiones adicionales para la adaptación de las mismas, lo que permite un fluido tráfico entre ambos países con dicho sobrecoste.

Sin embargo, al utilizar estos vehículos existen otros inconvenientes como la imposibilidad de convalidar la totalidad de las materias entre un maquinista con formación portuguesa y otro con formación española. Esta cuestión dificulta la obtención de certificación de seguridad y la existencia de costes de contexto fiscales al producirse el cambio de operador de telefonía de manera automática en las zonas limítrofes entre Portugal y España, en las poblaciones fronterizas que obliga a los transportistas a pagar un precio de roaming sin estar situados en territorio portugués y viceversa.

Todas estas conclusiones serán trasladadas a los ministerios de ambos Gobiernos para que sean evaluadas a través de la Comisión Hispano-Lusa para la Cooperación Transfronteriza.