El gobierno catalán es consciente de la posición estratégica de la autonomía y de la península ibérica para los flujos logísticos internacionales y se muestra decidido, apoyada en los futuros fondos de reconstrucción, a impulsar la competitividad logística catalana de cara a la etapa que se abre tras la crisis sanitaria.

Para ello quiere apoyarse en la Estrategia Logística para la Internacionalización de la Economía Catalana durante el período 2020- 2040 aprobada recientemente, puesta de largo en las instalaciones del puerto de Barcelona y que, a juicio del secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat, Isidre Gavín, constituye un documento «muy ambicioso» y destinado a aprovechar la importante conectividad que tiene Cataluña merced a los puertos de Barcelona y Tarragona, así como por sus conexiones con Europa.

En este trabajo, elaborado por Cimalsa, se establece como objetivo principal fortalecer el sistema logístico de la región, para contribuir a la internacionalización de la economía catalana y configurar un sector más eficiente, multimodal, comprometido con la sociedad.

Así mismo, el gobierno catalán considera a la logística un instrumento de gran importancia estratégica para asegurar el aprovisionamiento y distribución de las mercancías en todo el territorio, así como las exportaciones e importaciones.

En esta línea, el informe pretende mejorar el posicionamiento de Cataluña en un mundo económico global a lo largo de las próximas dos décadas.

Cinco ejes y 19 proyectos

Para ello, el Plan de acción 2020-2025 consta de cinco líneas estratégicas de trabajo que comprenden la coordinación, regulación y promoción del sector, la competitividad del tejido empresarial, la agilidad del desarrollo del suelo logístico e intermodal, la funcionalidad de la red de infraestructuras y una apuesta decidida por la sostenibilidad.

Estos cinco ejes se concretan en 19 proyectos y 60 medidas específicas, entre las que destacan el Plan de reconversión de suelo industrial a logístico, la consolidación de la tercera corona logística en los ejes Transversal y del Ebro, la coordinación de nodos logísticos, industriales e intermodales al Corredor Cataluña-Aragón-Madrid, la potenciación de la multimodalidad, la implantación de apartaderos ferroviarios a las vías principales, el plan de promoción de Lérida como hub agroalimentario y medidas para mejorar la distribución urbana de mercancías, etc.

Así mismo, los grupos de trabajo que desarrollarán los ámbitos prioritarios de actuación a corto y medio plazo analizarán, la sostenibilidad, competitividad, imagen sectorial e impacto de la Covid-19, la coordinación público-privada, el suelo logístico intermodal, los corredores logísticos multimodales claves, además de la carga y la logística aeroportuaria.