Este pasado miércoles 26 de noviembre, CCOO asistió a la cuarta reunión de la Comisión Negociadora del Comité Intercentros de Unipost en las dependencias del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) de Madrid. 

Tal y como ha informado el sindicato, se presentó una propuesta de viabilidad para Unipost, ante una “situación de alto riesgo de cierre de la empresa” con lo que conlleva para sus 2.600 trabajadores.

Tras cuatro reuniones, desde el sindicato se valora la postura mantenida por la empresa como “una farsa de negociación que no hay por dónde cogerla”, que le hace continuar enrocada en su línea de implantar todas las medidas propuestas en su “plan de viabilidad” o preconcurso de acreedores, “erre que erre” sin mostrar intención de negociación.

Por eso desde CCOO han solicitado un arbitraje en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), con el fin de desbloquear la negociación y poner “un poco de sentido común” que permita abrir la posibilidad de alcanzar un acuerdo.

En una “situación de alto riesgo de cierre de la empresa”, a decir del sindicato, con todo lo que ello conlleva para los 2.600 trabajadores actuales, CCOO entiende que no puede seguir contemplando la actitud pasiva de la empresa, ni tampoco “los pasteleos bajo cuerda, ni las demagogias sobre huelgas indefinidas” que los trabajadores, económicamente, no pueden soportar más.

Por todo ello se ha decidido acudir al arbitraje obligatoriopara que el destino de los puestos de trabajo no quede en manos de la empresa”.

Desde el sindicato se insiste en que “el proyecto de viabilidad no puede ser recorte más recorte, hasta el recorte final”. La solución ha de pasar por un plan de viabilidad, por un proyecto creíble, en el que la base sea el aumento de los ingresos, la diversificación y el respeto a los derechos de los trabajadores.

Desde la perspectiva del sindicato, “ahora les toca a la propia empresa y al resto de organismos con representación en el comité intercentros dar respuesta” a una opción que, a juicio del sindicato, “es la única que plantea algo de luz al final del túnel”.

En cuanto a lo que se pretende desde CCOO con esta postura, se puntualiza que “no queremos que se cierre la empresa porque vivimos y comemos de esto”.

El sindicato mantendrá su posición de cara a la mediación del periodo de consultas que se efectuará este viernes 29 de noviembre en las dependencias del SIMA, con objeto de dar una salida previa al cierre de consultas por la reducción salarial.