El martes 8 de abril, CCOO ha elevado a la Sala de lo Social del Tribunal Supremo el recurso de casación ante la decisión de la Audiencia Nacional de desestimar las demandas presentadas por este sindicato contra las reducciones salariales impuestas el 31 de julio de 2013, tanto respecto de la reducción del 10% en los complementos ‘ad personam’ como de aplicar otro 10% en las cuantías salariales del III Convenio Colectivo.

Desde CCOO consideran que la situación económica de la empresa no puede ser «una patente de corso» para «imponer» medidas e «ignorar» las propuestas de los sindicatos. Acusan además a la empresa de «comprar» a UGT y USO «para vender a todo el colectivo».

Por ello, ante la imposibilidad de negociar, el sindicato ha recurrido las sentencias ante el Tribunal Supremo, con el objetivo de «blindar los derechos de los trabajadores».

De esta forma, se inicia un nuevo proceso judicial que se celebrará en mayo y en el que se verán de forma conjunta todas las demandas presentadas ante la Audiencia Nacional, además de incluir las demandas por los recortes salariales de diciembre de 2013, el ERTE en 2014 y contra el acuerdo del 24 de febrero firmado entre la empresa, UGT y USO.