El pasado viernes 13 de junio, el Gobierno aprobó, en Consejo de Ministros, los planes para liberalizar el transporte de viajeros por ferrocarril, unos planes que, según CCOO, «abundan en la idea errónea de que más competencia provoca más eficiencia».

El sindicato apunta a que es un mensaje «que se lanza y manipula desde ámbitos dirigidos por personas que no usan el tren, salvo los AVE», pero que no utilizan los trenes regionales ni de larga distancia en trayectos largos, que tienen unas infraestructuras «mal mantenidas y sin interés para las decisiones políticas».

CCOO viene advirtiendo desde hace algunos años «del gran error de este proceso», que «provocará una merma del servicio» en las empresas públicas y «provocará un empleo precario» en la empresa privada. Además, la seguridad «se verá resentida por la necesidad de ahorrar costes para competir».

Por ello, la organización sindical anuncia que recabará apoyo de los trabajadores para realizar las acciones que sean necesarias «en defensa del ferrocarril público».