En su afán por mejorar la sostenibilidad y eficiencia de su flota de transporte terrestre, formada por casi 500 vehículos, Cemex acaba de incorporar dos camiones propulsados por Gas Natural Licuado.

Ambas unidades recorrerán más de 12.000 kilómetros al mes, realizando rutas estratégicas para la compañía en el territorio nacional, tanto abasteciendo a sus clientes como haciendo acopio de suministros para la fabricación de cemento.

Los motores que utilizan GNL, además de generar un nivel inferior de emisiones a la atmósfera, tienen una vida útil más prolongada y mayor tasa de rendimiento por kilómetro, lo que los convierte en una opción más eficiente.

El objetivo es incorporar prácticas sostenibles en esta área de negocio, lo cual se suma a la fabricación de productos bajos en emisiones y a procesos de producción de menor impacto medioambiental.

Siguiendo esta misma estrategia, también incorporó el año pasado a su flota cuatro megacamiones que reemplazaron a dos tradicionales y hacen el trabajo que antes realizaban siete. Esto ha supuesto una reducción del consumo de más de 10.000 litros de diésel al mes, con sus consiguientes emisiones.