Camión repostando en una EE.SS.

La devolución del gravamen autonómico del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos en la Comunidad de Madrid, que afecta a cerca de 64.000 profesionales del transporte por carretera en la región, favorece un aumento de la competitividad a la actividad  y de la renta disponible para empresas y autónomos, lo que se traduce en mayor gasto, mayor inversión, y mayor empleo.

El consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Pablo Cavero, ha asistido a la reunión del Comité Madrileño del Transporte por Carretera, en la que se ha analizado la situación de este sector en la región, uno de los más castigados por la crisis debido a la disminución del consumo interno y a la menor necesidad de transporte para mercancías y viajeros.

Durante el encuentro, Cavero ha recordado que el tipo autonómico para el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos es de 1,7 céntimos por litro, «uno de los más bajos aplicados en la actualidad, y el tipo más bajo que se aplicará en 2014, frente a regiones como Castilla-La Mancha o Cataluña que tienen un gravamen de 4,8 céntimos por litro o como Andalucía, que no contempla la devolución del mismo«.

En la Comunidad de Madrid existen un total de 28.000 empresas transportistas, de las cuales un 85% son pequeñas y medianas empresas y un 77% están en manos de autónomos. Por esta razón, el consejero ha destacado la importancia que este sector tiene en la región, debido a que «ellos son también los que nos están devolviendo a la senda del crecimiento».