El transporte sigue haciendo una defensa cerrada de sus conductores, un elemento fundamental en las actuales circunstancias de crisis económica, para mantener el servicio y el abastecimiento de la población.

Esto incluye, especialmente y, no solo ahora, sino desde hace largo tiempo, una reivindicación para que los conductores dejen de cargar y descargar, actividad que, a juicio de CETM, constituye «un acto de prepotencia de los cargadores, la parte más fuerte de la cadena de suministro, quienes con total desvergüenza abusan de su posición de dominio».

Además, según la organización empresarial, en estos momentos, muchos conductores no cuentan con medidas de protección en un escenario de escasez, no solo de mascarillas, sino de guantes, aunque, por otro lado, se les exigen en las instalaciones de algunos cargadores.

Para CETM esta actitud es «absolutamente indeseable e indigna, por lo que exige al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana «un Real Decreto que, de una vez por todas, elimine de raíz esta exigencia de los cargadores».

La patronal defiende que «si a nuestros conductores se les sigue exigiendo participar en las labores de carga y descarga y además se les rechaza por no llevar guantes, acabaremos por impedirles realizar su labor, que no es otra que la de conducir y transportar las mercancías, y la cadena de suministro se romperá irremediablemente«.