De izda. a dcha, Marcos Montero, María Seguí y Ovidio de la Roza.

María Segui, en el centro, junto a Ovidio de la Roza, presidente del CNTC, y Marcos Montero, presidente de CETM

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) se muestra muy crítica con la pretensión de la Dirección General de Tráfico (DGT) de “invalidar” el acuerdo suscrito entre el Gobierno y el Comité Nacional de Transportes por Carretera (CNTC), en octubre de 2005 por el que se comprometían a habilitar a los Centros Autorizados para la Formación CAP, gestionados por las asociaciones profesionales de transportistas, para impartir cursos de recuperación de puntos (BOE de 22 de octubre de 2005).

Esta postura fue expuesta por la directora general de la DGT, María Segui, el pasado día 24 de julio en el transcurso de una reunión mantenida con los representantes del Comité Nacional de Transporte por Carretera.

En opinión de la patronal, “por desconocidas razones y sin argumentos fundamentados de ningún tipo”, con su decisión la DGT pretende anular gran cantidad de trabajos desarrollados durante los últimos 10 años, “con avances y logros alcanzados, en muchos casos en base a grandes esfuerzos empresariales y sindicales, siempre orientados a la mejora de la seguridad vial y profesional de los trabajadores del sector”.

Asimismo, CETM muestra su sorpresa por el anuncio de que la DGT ignorará la adecuación de las edades de obtención de los permisos C y D, en contra de lo establecido tanto en la Directiva 2003/59 (Formación de Conductores Profesionales – Europa), como en el Real Decreto 1032/2007 (Formación Conductores CAP – España), vigentes en la actualidad y de práctica correcta y generalizada en los países de nuestro entorno europeo, como Francia, Portugal, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Dinamarca, entre otros. El objetivo de la DGT es rebajar la edad mínima exigida para obtener estos permisos.

Por otro lado desde la confederación se destaca también negativamente que la DGT haya adoptado, “de manera unilateral y en contra de la argumentación y de la experiencia de las organizaciones empresariales y sindicales, la obligación de realizar el examen en la Jefatura Provincial de Tráfico, para la superación de los cursos de prórroga del carné de “Mercancías Peligrosas ADR”, en lugar de en el propio centro de formación, como se estaba realizando hasta ahora. “Todo ello, mediante un proceso, sin duda legal, pero falto de confianza y de transparencia con el sector”, advierte.

Ante este cúmulo de novedades que no gustan a la patronal mayoritaria en el  seno del CNTC, ya adelanta que “dedicará todos los esfuerzos que sean necesarios para conseguir revertir esta situación generada”.

Silencio al aumento de tonelaje a 44 toneladas

A pesar de esta oposición a la decisión de la DGT mostrada por la confederación, llama la atención el silencio ante otra de las iniciativas de la DGT, como es que se va a promover la modificación de la normativa vigente sobre pesos y dimensiones de los vehículos de transporte.

Se pretende el incremento de la altura máxima a 4’5 metros, así como el aumento de tonelaje máximo hasta 44 toneladas estableciéndose un calendario transitorio de introducción de dicha medida. La posición manifestada desde la CETM ha sido de oposición frontal a esta medida, a pesar de lo cual no ha habido postura oficial a este respecto, desde la reunión del pasado miércoles 24 de la directora general de Tráfico, María Seguí, con las principales asociaciones nacionales de transportistas para abordar las principales cuestiones que afectan al sector del transporte por carretera en su ámbito competencial.