El convenio colectivo de Transportes de Madrid sigue estancado, tras la última reunión de la comisión paritaria entre sindicatos y patronal celebrado hace unos días.

En una entrevista con cadenadesuministro.es durante la pasada asamblea general de Conetrans, Marcos Montero, presidente de CETM, aseguró que durante la reunión de relaciones laborales celebrada por CETM la pasada semana se analizó el documento entregado por los sindicatos a las patronales. Según Montero, este documento técnicamente “es perfecto en su redacción, pero no recoge los temas fundamentales que a las empresas nos importan”.

Así, los sindicatos proponen aplazar la ultraactivadad de los actuales convenios, que decaen definitivamente el próximo 8 de julio, para en una primera fase hablar de un convenio estatal y luego dar un plazo de un año más, hasta el 31 de diciembre de 2014, para poder seguir negociando.

Sin embargo, Marcos Montero no ve posible en estos momentos hablar de negociar un convenio nacional. Aunque el responsable de la patronal sí se muestra a favor de una posible prórroga, “matizando fechas” y de una negociación pero, aclara, “hablando sobre unos temas fundamentales y recogiéndolos ya en un preacuerdo”.

Unidad de mercado y costes

Estos temas esenciales ahondarían en la unidad de mercado y costes para el sector porque se abordaría la uniformidad de las dietas nacionales e internacionales; de las jornadas de trabajo o las vacaciones y las pagas extras que existen en cada provincia. En definitiva, unificar esos criterios “porque si se analizan 48 0 50 convenios provinciales actuales es un desmadre”, incide el presidente de la principal patronal de transportistas. Una vez superado esto, se empezarían a abordar otros asuntos como pluses de convenios, seguridad e higiene en el trabajo etc.

Con el panorama actual, Marcos Montero niega tajantemente que “las empresas de transportes estemos interesados en que decaigan los convenios para que a partir del 8 de julio podamos acogernos al Estatuto de los Trabajadores”, como señalan desde el bando sindical. En su opinión, “no hay ninguna empresa del sector seria que piense que el sueldo del Estatuto de los Trabajadores sirve para un profesional” e insiste en que las empresas “queremos formación, seguridad, calidad y dotar al sector de una estructura de personal eficiente y, por tanto, no valen esas críticas que nos hacen los sindicatos”.

A través de su presidente, CETM deja claro que hay que llegar a convenios “razonables que unifiquen criterios y que no provoquen la deslocalización empresarial que genera tener en una provincia un convenio colectivo muy asfixiante y en la provincia de al lado otro más flexible”.

Marcos Montero no ve posible en estos momentos hablar de negociar un convenio nacional.

Marcos Montero no ve posible en estos momentos hablar de negociar un convenio nacional.

Invertir fuera por la presión de los convenios

Montero tampoco pasa por alto que en estos momentos muchas empresas de transportes españolas están generando inversión y empleo en otros países, como Portugal, Polonia o Rumanía, “cuando realmente lo tendríamos que hacer aquí en España, pero que por motivo de la negociación colectiva no se hace”.

Ante un posible pacto nacional, el máximo responsable de CETM comprende que en un primer momento no sería factible abordar los aspectos económicos y de salarios de convenios donde hay diferencias muy grandes en la actualidad, “pero en otros aspectos de costes sí es posible trasladarlo al II Acuerdo General, para situarlo como un acuerdo nacional que tenga mayor protagonismo”. Por ello, entiende que esto se consigue “con voluntad sindical y patronal en plazos largos”.

La gran mentira sindical

Marcos Montero cree que la “gran mentira sindical” es decir que “nos hemos levantado de la mesa porque los empresarios no quieren negociar”. En su opinión, los sindicatos se han levantado de la mesa porque han exigido que la ultraactividad “vaya fuera” y nosotros dejamos claro que “no lo vamos a utilizar con arma pero ahí está la reforma laboral que nos da la razón”.

Por ello, desde CETM se ofrece dialogar pero sin “condiciones previas” y su máximo dirigente asegura que las patronales van a seguir acudiendo a las mesas de negociacióntodas las veces que sean necesarias, pero hace falta ir centrando los temas antes incluso de que llegue julio”.

El presidente de CETM reconoce que la Reforma Laboral puede ser un instrumento a utilizar después del 8 de julio, pero insiste en que los empresarios del transporte lo que en realidad quieren es “racionalizar una negociación que hemos deteriorado nosotros mismo con los sindicatos durante treinta años”.

«Es un problema que una dieta tiene en una provincia un coste y en otra otro complentamente distinto, o que en un sitio hau 28 días de vacaciones y en otro 35, y así en muchos asuntos«, indica Montero. Por ello, es necesario poner orden para que se equilibre la unidad de costes y de mercados para todas las empresas, independientemente de donde se ubiquen, concluye le presidente de la patronal.