En el transporte, como en otros ámbitos de la vida, suelen pagar justos por pecadores, pero, también es cierto, que en algunos asuntos no caben medias tintas, sólo la máxima contundencia, porque, además de la imagen de todo un sector, en algunas conductas sumamente imprudentes al volante, están en juegos muchas vidas y, aunque muy por detrás, también mercancías de gran valor.

En este sentido, CETM estima que el hecho de que un total de 116 conductores profesionales hayan sido denunciados por conducir bajo los efectos del alcohol y/o las drogas en la última campaña realizada por la DGT es «alarmante», ya que, como explica la organización, «traslada una imagen negativa de todo el transporte, sembrando la duda y la incertidumbre sobre un sector comprometido con la seguridad vial y que, como norma general, cumple escrupulosamente con las normas».

Además, según los datos que aporta la asociación empresarial de la DGT, esta imagen no se corresponde con la realidad del sector, ya que durante el 2017, el número total de víctimas en accidentes de tráfico aumentó un 3%, llegando hasta las 1.200, mientras que, por el contrario, los camiones redujeron su siniestralidad un 20% pasando de 66 fallecidos en 2016 a 53 en 2017.

CETM solicita que se permita que en el ámbito de la empresa se puedan realizar controles de consumo de alcohol y drogas aleatorios a los conductores profesionales.

Así pues, CETM valora muy positivamente esta campaña de control y vigilancia del transporte que realiza esta semana la DGT y que, según informa en un comunicado, coincide «con las reivindicaciones de nuestro sector, cuyo caballo de batalla, desde hace tiempo, es lograr una modificación de la actual normativa de forma que se pueda actuar de manera preventiva a la hora de impedir la conducción profesional bajo los efectos del alcohol o de las drogas».

Modificar la Ley de Seguridad Vial

Para evitar esta conducción, la asociación propone modificar la Ley de Seguridad Vial para que se establezca un protocolo específico de reconocimientos médicos periódicos para los conductores profesionales en los que se incluya el control de consumo de alcohol y drogas y otras enfermedades como la apnea del sueño, sin cuya superación no puedan renovar su permiso de conducir

Además, CETM pide que se establezca la obligatoriedad de los reconocimientos médicos periódicos en las empresas para los conductores profesionales, que incluyan análisis específicos  para detectar el consumo de alcohol y drogas, que se permita que en el ámbito de la empresa se puedan realizar controles de consumo de alcohol y drogas aleatorios a los conductores profesionales y que se permita a las empresas conocer el saldo de puntos de sus conductores.

La organización propone el impulso de una política activa en prevención con el fin de mejorar la seguridad vial del transporte por carretera que, al tiempo, acabe con la, a su juicio, «inseguridad jurídica a la que se enfrentan las empresas de transporte que no tienen manera de conocer en qué condiciones se encuentran aquellos a quienes confiamos la responsabilidad de conducir un vehículo de gran tonelaje por las carreteras de toda Europa».