Daniel Tarragona, presidente de CETM Portavehículos y Logística de Automoción

Daniel Tarragona, presidente de CETM Portavehículos y Logística de Automoción

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha instado a que fabricantes de vehículos y transportistas colaboren en la mejora de la productividad y en la reducción de los costes para mantener a España en el ‘top ten’ de los fabricantes mundiales de automóviles.

La patronal explica que, durante los años de crisis, el parque español de vehículos pesados ha tenido un «tremendo» deterioro y, de los 274.673 que había en julio de 2008, se ha pasado a 208.423 en enero de 2015, de manera que la flota se ha reducido en los últimos siete años en 66.250 vehículos de transporte.

Además, a partir de 2008, comenzó un envejecimiento progresivo de la flota «que no ha parado de crecer» hasta alcanzar los actuales 7,9 años en cabezas tractoras y 11,9 años en camiones rígidos, según la fuente. Entre 2003 y 2007, la edad media del parque se mantuvo en 4,7 años para las cabezas tractoras y 5,9 años para los camiones rígidos.

Esta situación del sector es, a su juicio, «extrapolable» a las empresas de transporte de vehículos, que han sufrido una evolución «prácticamente idéntica» debido a que la política de mercado impuesta por los cargadores les ha obligado a alargar la vida útil de sus camiones.

Esta situación tiene consecuencias negativas respecto a los plazos de entrega, la calidad y la eficiencia de los servicios que prestan; y conlleva más contaminación y mayores costes de combustible, reparaciones y mantenimiento, ha alertado.

Mejora del sector, pero insuficiente

Gracias a los 22 meses consecutivos de subidas que ha experimentado el mercado de turismos en España, las empresas de transporte y logística del automóvil comienzan «por fin» a percibir cambios en la situación del sector, por lo que desde CETM se prevé que aumente la demanda de transporte de estos vehículos. «Aunque la situación aún diste mucho de ser la adecuada».

Al respecto, la patronal dice estar «convencida» de que faltarán flotas de camiones adecuadas para atender las necesidades de la industria y las exigencias que se les requiere respecto a la eficiencia, calidad, sostenibilidad y regularidad del servicio y que implica «importantes inversiones en renovación y ampliación de flotas».

Por ello, ha hecho un llamamiento sobre la importancia de que fabricantes y transportistas de automóviles «instauren mecanismos estables de colaboración» para trabajar conjuntamente en la mejora continua de la productividad y en la reducción de los costes.