Daniel Tarragona, presidente de CETM Portavehiculos, y Marcos Montero, presidente de CETM en la Asamblea de Vigo

Daniel Tarragona, presidente de CETM Portavehiculos, y Marcos Montero, presidente de CETM

El mercado de venta de vehículos continua empeorando y las empresas portavehículos continúan sufriendo la presión. A pesar de la mejora experimentada por las ventas a particulares gracias al Plan VIVE, las perspectivas de ventas para el año 2013 son las peores desde 1978.

Es el «desolador» panorama que Daniel Tarragona, presidente de CETM Portavehículos, volvió, un año más, a exponer a los socios de la patronal durante la celebración de su Asamblea General celebrada en Vigo el pasado jueves 13.

Tarragona, aprovechó la presencia de la totalidad de las empresas pertenecientes a la Asociación para destacar lo que a su modo de ver debe ser la hoja de ruta a seguir por las empresas portavehículos “en su camino hacia la supervivencia”. Así, reiteró la necesaria reducción de costes, aumento de la colaboración entre transportistas, apostar por la mejora de la formación y estrechar los lazos de colaboración con Anfac en todos aquellos problemas que son comunes a ambas organizaciones.  Recetas que, por otro lado, no son nuevas puesto que se vienen repitiendo en las últimas asambleas que CETM Portavehículos ha celebrado en Valencia (2011) y Valladolid (2012).

Daniel Tarragona lanzó un mensaje de prudencia a todo el sector, reclamando una mayor coherencia en el mercado de transportes, cuya recuperación no ve posible “hasta que no se alcancen unos precios de transporte lógicos y en equilibrio con los costes”.

Durante la Asamblea también intervino Miguel Aguilar, director de Logística de Anfac, quien expuso el Plan 3 Millones elaborado por la asociación, y cuyo objetivo pasa por incrementar de dos a tres millones el número de vehículos fabricados al año.

Dulsé Díaz Pérez, director general de Gefco España, encargado de clausurar la Asamblea General, informó a los asistentes de los cambios que se han producido en el accionariado de la compañía, al haber vendido el grupo automovilístico PSA un 70% del capital a los ferrocarriles rusos y un 7% a General Motors.

Con este nuevo reparto, Díaz Pérez espera que se aumenten las sinergias y se obtengan ventajas competitivas que permitan dejar atrás la actual situación de crisis y enfocar el futuro con más optimismo.