A pesar de haber sido considerada una actividad esencial durante el estado de alarma, el transporte de mercancías está sufriendo también las consecuencias de la paralización económica por el Covid-19. La carga de trabajo ha disminuido considerablemente por la falta de actividad de los clientes, lo que está provocando que muchas empresas vean peligrar su viabilidad futura.

Para no poner en riesgo ni el abastecimiento de los productos ni el futuro del tejido empresarial, CETM y el resto de organizaciones del Comité Nacional de Transporte por Carretera han trasladado al Gobierno la necesidad de poner en marcha un plan de ayudas que garantice el menor impacto posible sobre la actividad y el empleo, de cara a reducir los daños sobre la economía y asegurar el bienestar del conjunto de la sociedad.

Las empresas de transporte de mercancías son «un elemento vital» para el comercio, la industria y la vida cotidiana, y una vez que se haya acabado esta pandemia, tendrán que reanudar sus operaciones de inmediato para apoyar la recuperación económica. Por eso, el Ejecutivo debe brindar su apoyo al sector «a la mayor brevedad» para que los transportistas puedan permanecer operativos.

Pacto de reconstrucción

Desde hace una semana, se está hablando de la necesidad de un pacto para la reconstrucción de la economía y mientras tanto, tal y como señalan desde CETM, las empresas de transporte siguen afrontando la crisis «con la máxima responsabilidad y eficiencia«.

No obstante, no debe olvidarse que están trabajando al límite, por lo que hay que esforzarse en la puesta en marcha de medidas que eviten que se ponga en peligro el funcionamiento de la cadena de suministro. En este sentido, reclama celeridad en la elaboración y ejecución del plan de reactivación económica, que requerirá acciones en el ámbito laboral, financiero, tributario y europeo.

Para ello, es necesaria la participación de todos los partidos políticos y agentes sociales, ya que en su opinión, «es absolutamente indispensable contar con los empresarios a la hora de tomar medidas que les afectarán de lleno«. Así, reclaman al Gobierno una presencia real y efectiva en la negociación y puesta en funcionamiento de todas aquellas medidas que puedan concernir al sector del transporte y la logística de mercancías.