La Confederación Española de Transporte de Mercancías ha solicitado que, en el momento que sea posible, se puedan realizar los test rápidos del coronavirus a los conductores del sector. La CETM entiende que los primeros en realizarse estas pruebas tendrán que ser los trabajadores del personal sanitario, así como los mayores que viven en residencias y los trabajadores de las mismas.

Además, da por hecho que tendrá que darse igualmente prioridad a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o incluso a otros sectores que precisen de un diagnóstico urgente. No obstante, aunque considera lógico que se establezca un orden de prioridades, quiere recordar que los transportistas también están en primera línea de riesgo.

Durante el estado de alarma, se están enfrentando a condiciones extremadamente duras, con problemas para acceder a los servicios higiénicos y a una comida caliente, obligados en muchas ocasiones a realizar labores que no les corresponden, como la carga y descarga y a largas esperas durante en sus cabinas.

De momento, ni siquiera tienen mascarillas, aunque el Ministerio de Transportes está tratando de solucionarlo. Por eso, teniendo en cuenta que España ya ha encargado seis millones de test rápidos, la Confederación reclama saber cómo está su salud y cree que la única manera es realizar un diagnóstico sobre ruedas, como el que ya se realiza en algunas Comunidades Autónomas.

«No queremos volver a ser, como tantas veces ha sucedido con nuestro sector, los eternos olvidados«, sentencian desde la CETM.