La Organización Internacional de Transporte, IRU, de la que forma parte la CETM, se ha unido recientemente al Consejo Europeo de Cargadores, ESC, y la Federación Europea de Trabajadores del Transporte, ETF, para reclamar un mejor trato a los conductores en los lugares de carga y descarga en la UE.

Tal y como ha venido reafirmando la CETM, la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que el transporte es un sector vital para la economía y la sociedad, pero el trato por parte de los cargadores no ha facilitado la labor de los conductores, que se ha enfrentado a unas duras condiciones de trabajo.

En España, durante la primera ola muchos conductores tuvieron problemas para acceder a los aseos o comer en condiciones ante el cierre de bares y restaurantes o la negativa de muchos cargadores a permitir que usaran sus instalaciones.

Además, con carácter general hicieron caso omiso a las recomendaciones de la Comisión Europea y de la mayoría de las Comunidades Autonómas para evitar que los conductores realizaran las labores de carga y descarga.

Esta unión de empresas, sindicatos y cargadores a nivel europeo puede alentar a los cargadores españoles a mejorar su relación con las empresas de transporte y sus conductores.

El objetivo es garantizar que sean tratados con respeto y disfruten de unas condiciones de trabajo dignas. Esto implica la posibilidad de acceder a instalaciones sanitarias, salas de descanso y áreas de estacionamiento seguras y protegidas.

Además, esto atraería a más profesionales a unirse a un sector con serias dificultades para contratar conductores, al hacer más atractiva la profesión.

Por ello, desde la Confederación han pedido a las empresas de transporte que respalden las reclamaciones de esta carta, cumplimentando el formulario de la web de la IRU.