obras corredor mediterraneo ffcc ferrocarril

La implantación del Corredor Mediterráneo en Europa supondrá un ahorro de tiempo para las entregas de hasta el 44%.

El Corredor Mediterráneo está adquiriendo un gran protagonismo en los últimos años, lo que exige seguir trabajando en el desarrollo de una infraestructura con evidentes fortalezas.

El 80% el tráfico de contenedores en España se mueve a través de Algeciras, Barcelona y Valencia, tres puertos integrados en este trazado, mientras que el 66% de los tráficos de importación y exportación de España se canalizan a través de Valencia y Barcelona.

Por ello, lo lógico sería que estuviera en «la primera línea de las infraestructuras«, según ha asegurado el comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, en un evento del Propeller Valencia.

Para él, es destacable la importancia de China en las conexiones europeas y su irrupción en muchas regiones. «El Corredor Mediterráneo se va a hacer, la duda es quién lo va a hacer, si Europa o China«, explica Boira, que considera que «si no somos capaces de hacer nuestras infraestructuras, nos las harán«.

En su opinión, es importante empezar a plantear esta situación en Europa, dado que este corredor, que utilizan 1,1 millones de personas, podría llegar a canalizar hasta cuatro millones. La oferta por el momento es «escasa» tanto para pasajeros como para mercancías.

De cara a 2044, su implantación en Europa supondrá un ahorro de tiempo para las entregas de hasta el 44% y del 30% en el ámbito de los pasajeros. En España, tendrá capacidad para ahorrar hasta el 1,6% del PIB del país, el porcentaje más alto después de Croacia.