Instalaciones de Chronoexpres en Coslada, Madrid

Finalmente serán 63 los afectados por el Expediente de Regulación de Empleo en Chronoexprés, que sindicatos y empresa han cerrado este jueves 25 de abril.

El acuerdo se ha cerrado en la última reunión celebrada entre ambas, tras la ampliación en una semana del plazo de negociación que permitió la Dirección General de Trabajo.

Según ha confirmado a cadenadesuministro.es Juan Carlos Gutierrez, secretario general de la Sección Sindical de UGT Madrid que ha participado en las negociaciones, el acuerdo es «moderadamente» satisfactorio porque de 133 despidos iniciales que planteaba la paquetera en el ERE cuando se empezó a negociar, se ha ido reduciendo el número hasta los 63 afectados. Por ello, cree que es «una cantidad asumible en el conjunto de 1.245 trabajadores con los que cuenta Chronoexprés aunque un solo despido siempre es un drama en las circunstancias actuales«.

El acuerdo ha contado con un gran respaldo sindical ya que UGT, CCOO y Ciga han ratificado el mismo. Sin embargo el sindicato vasco ELA ha optado por no firmarlo pero asumiendo el compromiso de no impugnarlo. Por su parte, la SEPI también ha dado por bueno el documento final tras las observaciones que mostró la semana pasada y que impidió en ese momento su firma y la consiguiente ampliación del periodo de consultas.

Buenas condiciones económicas

En cuanto a las condiciones económicas pactadas, los despidos recibirán un indemnización de 25 días por año trabajado con un máximo de 15 mensualidades. En contraprestación, Chronoexprés se compromete a garantizar el empleo y no ejecutar ningún otro ERE durante los años 2013 y 2014, siempre y cuando el ebitda de la compañía no registre pérdidas superiores a un 30% de la facturación.

Situación en todo caso complicada de darse para el responsable de UGT porque «con un volumen de facturación en torno a 130 millones de euros, un porcentaje de pérdidas así significaría que la compañía está abocada al cierre«.

Los despidos serán proporcionales respecto al volumen de cada delegación de Chronoexprés y en función de las recolocaciones que la compañía se ha comprometido a realizar para lograr el menor número de bajas. Así, el centro de Coslada, donde se ubica la central, que en un primer momento iba a ser de los más afectados finalmente no sufrirá ninguna baja laboral. En todo caso, el ERE también implica la congelación de nuevas contrataciones en la paquetera.

A partir de que el acuerdo se registre, habrá un periodo de seis meses para ejecutar el expediente y los despidos.