A juicio de Montepino Logística, existen cinco factores diferenciales que garantizan una adaptación exitosa de los nuevos edificios logísticos a las nuevas necesidades del sector y al cambio de hábitos en el consumo, sin perder de vista la sostenibilidad de los activos.

Para fijarlos, la aragonesa ha analizado las demandas y necesidades actuales de los operadores logísticos.

El primero de los factores es la digitalización, que permite gestionar las instalaciones logísticas de gran tamaño de una manera más eficiente, más sostenible y más rentable.

A continuación, la adaptación permite diseñar cada inmueble de acuerdo con las necesidades de cada proceso productivo y adaptarlo a las demandas del inquilino, toda vez que no hay un modelo estándar, ni una plataforma es igual a otra.

En tercer lugar aparece la flexibilidad, con la que se generan activos con grandes zonas para picking, para copacking, para preparación de pedidos, e incluso entreplantas hasta en el 100% de las superficies, merced al aumento de la distancia entre pilares.

Por otra parte, el ratio de ocupación es uno de los aspectos fundamentales en el éxito de los edificios logísticos. En estos momentos se trabajan con ratios de ocupación inferiores al 50%, con el fin de contar con posibilidades para adaptar la instalación a nuevas circunstancias.

Finalmente, la ubicación de los activos en función de su actividad es otra de las claves del éxito y tiene en cuenta no solo la cercanía a los principales núcleos de consumo, sino que además también toma en consideración el acceso a recursos humanos o a infraestructuras viarias.