Según el Fondo Monetario Internacional, China es actualmente la mayor economía del mundo, por delante de Estados Unidos, y con un valor de 17.600 mil millones dólares (15.700 mil millones de euros. Además, sigue creciendo tras conseguir un aumento del 10% de media al año durante los últimos 32 años.

No sólo se trata de China, sino de toda la región de Asia-Pacífico, que a día de hoy ronda en el 6,1% de crecimiento de su PIB. Este crecimiento, sumado al desarrollo y diversificación industrial, conducen a que la zona sea un motor económico mundial.

Durante más de dos décadas, la región ha experimentado un rápido crecimiento, sobre todo, en el sector de la electrónica, por lo que FedEx ha transportado gran cantidad de productos tecnológicos desde y hacia allí. Sin embargo, hoy en día sus aviones incluyen una gran cantidad de productos de lujos, así como envíos de asistencia sanitaria y farmacéutica entre otros.

Aprovechando su presencia desde hace más de 30 años, FedEx ha elaborado una serie de consejos para facilitar las relaciones comerciales con los países de esta región. La importancia del comercio con Asia, especialmente en China, ha sido reconocida por algunos gobiernos, que ya han prometido ayudas a las pymes que quieran hacer negocios allí. La exportación a un país tan grande puede resultar desalentador, pero «con el apoyo y la experiencia adecuados no tiene por qué ser así».

Investigación

La investigación es vital para la entrada en nuevos mercados, en especial, cuando se trata de una región desconocida para la empresa. Comprobar si existen restricciones de importación sobre el producto y conocer los procedimientos aduaneros que se deben completar son algunas de las preguntas a realizar antes de comenzar las operaciones y que pueden ser solventadas por un proveedor de servicios logísticos. Además, se debe comprender las necesidades y deseos de los clientes,  reconociendo la competencia e identificando lo que la gente está dispuesta a pagar.

Innovación tecnológica

FedEx recomienda una rápida adopción de la innovación tecnológica, debido a la evolución hacia el comercio inteligente, y para ayudar a ganar competitividad. Estas innovaciones pueden aplicarse desde los sistemas de procesamiento de pedidos dentro del almacén hasta para la creación de cadenas de suministro globales optimizadas y eficientes.

Probar los planes de crecimiento

Los informes de tendencias suelen ser una buena manera para identificar oportunidades en las regiones emergentes, y no sólo en aquellos países que ya tienen crecimientos constantes. China puede ser la mayor economía mundial, pero es posible que las empresas encuentren mayor potencial de crecimiento en otros países, como Indonesia o Vietnam. 

Pensar como un nativo

Tener el control de una nueva cultura no es sólo una experiencia enriquecedora sino que puede ser fundamental para el éxito del negocio. En algunos lugares, el regateo puede llegar a buen término, en otros puede que no. Conocer la cultura empresarial local ayuda a las empresas a entender cómo es esta sociedad, permitiendo relaciones armoniosas y productivas.

Buscar apoyo

El desarrollo de una cadena de suministro fuerte es esencial para distribuir con eficacia un producto, al igual que la elección de la ruta más barata para llevarlo al mercado. Aquí es donde el proveedor de servicios logísticos adquiere su mayor importancia, ya que se pueden extraer ventajas, como el conocimiento del mercado, el acceso a la red de los distribuidores o la capacidad para agilizar los procedimientos aduaneros.