La RFID se hace hueco en el sector del retail

El ‘retail’ busca mejorar la experiencia de compra de los consumidores.

En su camino hacia la omnicanalidad, el comercio avanza centrado en incorporar innovaciones que le permitan llegar a los clientes de manera personalizada y a través de experiencias de compra que consigan fidelizar a los clientes.

A partir de las opiniones de retailers en todo el mundo, Brandsdistribution.com detecta cinco tendencias que van a marcar el sector del ‘retail’ durante el próximo 2019.

La primera de ella se centra en el proceso de automatización que vive el e-commerce gracias a la incorporación de tecnologías de inteligencia artificial para gestionar procesos de logística, pedidos, atención al cliente, marketing, gestión del catálogo y facturación, entre otros, y conseguir optimizarlos.

La segunda tendencia estima que en 2019 se generalizará el uso de sistemas logísticos de ‘dropshipping’ para agilizar y abaratar la gestión logística. Así mismo, el ‘dropshipping’ permitirá en 2019 a los retailers disponer de más recursos económicos para la captación de nuevos clientes y la fidelización de los ya actuales, así como para evitar la huida de consumidores hacia Amazon.

La personalización a través de estrategias de CRM (Customer Relationship Management), la tercera tendencia, irá ganando importancia con el fin de que las empresas puedan adaptar sus ofertas para cada consumidor, reconociéndole cuando interactúe con la marca en redes sociales, en la tienda online y en los establecimientos físicos, algo que, a su vez, puede influir en un aumento en la recurrencia de compra.

Las dudas que existen en torno al futuro de Facebook constituyen la cuarta tendencia del ‘retail’ para 2019. En 2019 podrían ser las grandes compañías las que reducirán sus presupuestos de marketing en Facebook, tras la salida de pequeñas y medianas empresas que se está dando en 2018, como resultado de la huida masiva de usuarios de la red social, mientras que Instagram se configura como alternativa para captar la atención de los consumidores.

En quinto lugar, la tendencia de los consumidores a realizar compras cada vez más éticas, marcadas por cuestiones como la eliminación de materiales no reciclables en los procesos de producción de los productos, el grado de contaminación que estos generan y la aportación de las empresas a la sociedad, ganará peso en las decisiones de los clientes.