La consultora Gartner ha publicado la XVI Edición de su informe anual con las 25 cadenas de suministro más competitivas, en un momento especialmente complicado para el sector por las medidas de confinamiento adoptadas en un gran número de países.

Los operadores han demostrado durante esta pandemia que contar con una estrategia ágil es fundamental para poder responder a los cambios en el negocio y diferenciarse de otros competidores.

Además, son las grandes empresas del sector las que dan ejemplo a las medianas y pequeñas sobre cómo adaptar sus cadenas de suministro para seguir siendo competitivas.

En el ranking mundial, que ha sufrido diversas variaciones en los últimos añosCisco Systems se sitúa a la cabeza, seguida por Colgate-Palmolive, Johnson & Johnson, Schneider Electric y Nestlé. Por detrás de ellas, se encuentran PepsiCo y Alibaba.

En cuanto a la española Inditex, se ha situado en el noveno puesto. Además, este año se han unido a la lista Lenovo, AbbVie, British American Tobacco, Reckitt Benckinser, Biogen y Kimberly Clark.

El aumento de los ingresos de Cisco, sumado al refuerzo de sus medidas de protección del medio ambiente y su interés por la economía circular, han permitido al grupo pasar de la quinta a la primera posición. En lo que respecta a la categoría Masters, ya han accedido a ella Amazon, Apple, P&G, McDonald’s y Unilever.

La única empresa española, Inditex, que en los últimos tres años se ha mantenido entre los tres primeros puestos del Top25, en la edición de 2020 cae hasta la octava posición, lastrado por los efectos del cese de la actividad decretado por el Gobierno, si bien ha sido gracias al conocimiento y a la profesionalidad de la logística de Inditex, que ha colaborado para traer suministros sanitarios a España desde el mercado chino.

Tendencias 2020

Entre las principales tendencias detectadas por Gartner para este año entre las empresas que dominan esta lista, se encuentra la capacidad de colaborar o adaptar sus cadenas de producción para responder a las necesidades existentes a nivel mundial, como ha ocurrido con el coronavirus.

Las más preparadas han podido modificar sus tareas habituales y ofrecer un servicio adecuado para la fabricación de mascarillas o el almacenamiento de alimentos, por ejemplo, en apenas un par de semanas.

Por otro lado, estas empresas son capaces de aprender de las diversas dinámicas que van afectando a sus cadenas de suministro, como las expectativas de sus clientes o la entrada de competidores no tradicionales, y reinventar sus ofertas o integrar nuevas ‘start-ups‘ en sus negocios.

Asimismo, están dispuestas a implementar nuevas tecnologías porque saben que estas inversiones les permitirán sortear las dificultades incluso en las condiciones más extremas.

En la situación actual, la tendencia natural de las compañías sería reducir gastos, pero las que cuentan con una cadena de suministro avanzada están incluso acelerando sus inversiones para mejorar la visibilidad en tiempo real, la planificación y la capacidad de ejecución.