De nada ha servido que las bonificaciones para el peaje de la AP-9 se hayan anunciado en diversas ocasiones, hasta que finalmente ha llegado al Consejo de Ministros de esta semana, para que en Galicia se extienda la decepción en relación con este proyecto.

De hecho, después de que el Gobierno diera luz verde el 13 de julio a la senda de gasto que permitirá aplicar la reducción de los peajes impulsada desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en la AP-9 hasta el final de la concesión de la infraestructura en 2048, la ministra ha vuelto a anunciar esta iniciativa, apenas un día después de que el presidente del Gobierno se refiera también a estas bonificaciones este domingo, 25, con motivo de la festividad del apóstol Santiago.

En este sentido, Raquel Sánchez estima que las bonificaciones, que a su entender suponen «la mayor rebaja de los peajes en la historia de la autopista AP-9«, estén publicadas en el Boletín Oficial del Estado esta misma semana y que, consecuentemente, entren en vigor un día después, cumpliendo así por los pelos con el compromiso gubernamental de que estén en marcha en julio.

Sin embargo, según Fenadismer, frente a la bonificación de hasta el 100% que se aplicará para los turismos y vehículos ligeros, por el contrario los vehículos pesados sólo recibirán un descuento del 20%, por lo que la AP-9 continuará siendo de las más caras de España, en concreto 78 euros por camión para el recorrido ida y vuelta.

Sin embargo, para el Cluster de la Función Logística de Galicia y las asociaciones de transporte de mercancías por carretera gallegas Fegatramer, Apetamcor y Fetram, las bonificaciones son “insuficientes”.

Concretamente, un estudio técnico realizado desde el Cluster identifica que, para que las bonificaciones sean realmente eficientes, se precisa que sean, como mínimo, del 55%, alcanzando el 100% en tramos como las circunvalaciones de las ciudades o en zonas donde la autopista debe servir como itinerario alternativo a la autovía A-55, en el entorno de O Porriño.

El sector logístico y de transporte gallego estima que esta tesis está avalada por los datos de escaso impacto que tuvieron en el año 2015 las bonificaciones del 35% en una parte de la autopista, motivo por el cual solo duraron cinco meses en funcionamiento.