contaminación marítima

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros de Europa, CLIA Europa ha sido seleccionada para formar parte del Foro europeo de Navegación Sostenible (ESSF), que ha mantenido esta semana su primer encuentro. En él se reúne a la Comisión Europea, sus Estados Miembro y a otros stakeholders de la industria marítima.

El objetivo de CLIA será promover la implantación coherente y eficiente en costes de la directiva sobre el azufre. Dicha normativa convierte la norma internacional sobre el contenido de azufre en los combustibles marinos en regulación de la Unión Europea. Este foro permitirá el diálogo, el intercambio de las mejores prácticas y la coordinación, durante la fase de transición antes de la entrada en vigor de la nueva norma.

Debido a las incertidumbres técnicas y económicas, será un reto encontrar soluciones que faciliten la implementación del requerimiento sobre el 0,1% de azufre en combustible. A través de las “Herramientas de transporte marítimo sostenible”, la Comisión Europea busca solucionar este hecho. Sin embargo, todavía existen dificultades en la implementación de la normativa, lo que explica la necesidad de trabajar con grupos de discusión.

Por todo ello, la Comisión Europea ha convocado a 60 organismos que cumplieran unos criterios específicos, 28 de los cuales están reservados para los Estados miembro de la UE.

La industria de cruceros considera que antes de que el nuevo límite de azufre en combustibles entre en vigor, los Estados Miembro y la Comisión deberán estar preparados para analizar todas las opciones de cumplimiento para proporcionar la máxima flexibilidad a los dueños de los barcos. Así, además de los combustibles alternativos y otras tecnologías, se deben tener en consideración otro tipo de métodos que reduzcan el contenido de azufre de los combustibles.