Contaminacion de los buques por emisiones a la atmosfera

Ambas asociaciones también han manifestado la necesidad de seguir un enfoque pragmático a la hora de establecer las excepciones del sistema.

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, Clia Europe en sus siglas en inglés, y la Asociación de Armadores de la Comunidad Europea, Ecsa en sus siglas en inglés, han solicitado la revisión de la directiva europea en materia de instalaciones portuarias destinadas al almacenamiento de desechos de carga generados por los buques.

A pesar de que la directiva ha producido efectos positivos desde su puesta en marcha, desde ambas asociaciones consideran que todavía existen defectos que deben ser estudiados, motivo por el que consideran esencial la evaluación de la directiva de las infraestructuras de recepción portuaria.

Para Clia, la revisión de la directiva y su completa implementación son «aspectos necesarios para poder asegurarse de que unas instalaciones adecuadas estarán disponibles en el momento en el que un buque las necesita». Asimismo, han manifestado que esta revisión permitirá que la industria europea del sector «pueda crecer y aumentar el número de trabajos que genera».

Desde la asociación también han declarado que actualmente «los residuos están considerados como un recurso valioso», por lo que la directiva debería «facilitar y promover la separación de residuos y el reciclaje a través de estas instalaciones portuarias».

Para Ecsa, por su parte, es necesario adecuar estas instalaciones y desarrollar «nuevas infraestructuras para cubrir nuevos tipos de residuos«, así como implantar un «sistema de tasas razonable».

Asimismo, ambas asociaciones también han manifestado la necesidad de seguir un enfoque pragmático a la hora de establecer las excepciones y exenciones del sistema.

Así, han defendido que, con el objetivo de apoyar un eficiente proceso de gestión de deshechos y de evitar retrasos en los muelles, los requisitos de descarga en los enclaves portuarios deberán estar relacionadas con la capacidad de los buques para transportar residuos a bordo hasta el siguiente puerto, sin desarrollar más desechos durante el trayecto.