La naviera CMA-CGM ha publicado un documento en el que describe su estrategia de sostenibilidad y sus compromisos actuales en este ámbito. Su política se basa en el desarrollo de acciones para la gente, acciones para el planeta y acciones para un comercio responsable, con objetivos cuantificables, para lo que están destinando significativos fondos y recursos.

En el marco de sus acciones para el planeta, destaca el uso del Gas Natural Licuado en sus nuevos buques, como el Jacques Saade, con una capacidad de 23.000 TEUs. A esto se añaden las inversiones en tecnología de cero emisiones y las pruebas realizadas con la segunda generación de biocombustibles en lo que va de año.

Además, no está utilizando la ruta del Mar del Norte con ninguna de sus embarcaciones, debido al peligro que supone para los ecosistemas de la zona. Por otro lado, ha iniciado una coalición internacional para la reducción de la huella de carbono en el transporte, en la que participan más de 10 empresas de renombre de diferentes sectores y que busca desarrollar nuevas fuentes energéticas, así como optimizar las rutas.

En esta línea, ha unido fuerzas con la iniciativa Energy Observer, responsable del desarrollo del primer buque propulsado por hidrógeno que está navegando por el mundo. La idea es probar diferentes soluciones basadas en el hidrógeno, la energía solar, la eólica y la de las mareas.

Su intención es reducir en un 50% sus emisiones de cara a 2030 en relación a las de 2008, para alcanzar la neutralidad de carbono en el año 2050. Además, la cuota de TEUs transportados en ferrocarril o barcazas ha sido en 2019 del 60%, muy cerca ya del objetivo del 70% al que se pretende llegar en 2025.

Mejoras constantes

En lo que respecta a sus acciones en beneficio de las personas, conviene recordar que cuenta con 110.000 empleados de 148 nacionalidades, lo que enriquece su comprensión del mundo y la manera en que desarrollan su actividad.

En este sentido, se están implementando mejoras constantes en sus trabajos diarios, para permitirles seguir avanzando en su carrera profesional, además de incrementar la proporción de mujeres en puestos directivos, duplicar el número de días de formación anuales y ofrecer mejores servicios médicos.

Asimismo, cuenta con 61 proyectos para ayudar a comunidades locales en 23 países y financia iniciativas solidarias a través de su fundación con las que ya ha ayudado a más de 13.000 niños de todo el mundo.

Por último, las acciones del operador para conseguir un comercio responsable están relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Cada año, CMA-CGM redobla esfuerzos para defender los derechos humanos y luchar contra la corrupción al mismo tiempo que aplica estrictas políticas para la gestión de sus proveedores.

De este modo, logra mantener su cadena de suministro bajo los más elevados estándares, al mismo tiempo que trabaja en el desarrollo de las soluciones logísticas del mañana.