Las navieras están adaptando sus servicios a marchas forzadas a la evolución de una crisis sanitaria que ha acelerado su expansión y que ya afecta a todo el planeta.

Esta situación obliga a adaptar los servicios a un momento en que tanto la oferta como la demanda se encuentran alteradas con motivo del avance del coronavirus y las medidas establecidas por los diferentes países para intentar contenerlo.

En este marco, CMA-CGM ha puesto en marcha una solución para dar prioridad al embarque de ciertos contenedores en el proceso de estiba de sus buques.

Así mismo, con esta nueva funcionalidad la naviera garantiza a sus clientes el embarque y transporte de sus mercancías, especialmente en aquellos momentos de mayor demanda, cuando la capacidad de transporte está especialmente comprometida.

CMA-CGM tiene previsto ofrecer este nuevo servicio en sus principales líneas de transporte de contenedores en todo el mundo a partir del próximo 27 de marzo.

El nuevo servicio implicará reserva del transporte con siete días de antelación, así como el envío de la documentación antes de que se embarque la mercancía que, en ningún caso, podrá ser mercancía peligrosa o refrigerada, con lo que se limita al movimiento de contenedores convencionales.