Coincidiendo con el Día Mundial de la Tierra y el inicio de la Cumbre por el Clima impulsada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el Grupo CMA-CGM ha querido reafirmarse en su compromiso con el planeta.

Su intención es ir más allá de los límites fijados por la Organización Marítima Internacional, que pretende reducir a la mitad las emisiones globales de CO2 en 2050. De hecho, para ese mismo año, pretende alcanzar la neutralidad de carbono en sus operaciones.

De momento, ya ha reducido sus emisiones de CO2 en un 4% en 2020, tras una disminución del 6% en 2019. En total, desde el año 2008, ha logrado una reducción del 49% y calcula que los combustibles alternativos constituirán un 10% de su consumo total para 2023.

Además, para 2022, un total de 32 buques de la naviera estarán propulsados por GNL, la solución actualmente más efectiva para mejorar la calidad del aire y combatir el calentamiento global.

Diferentes iniciativas

Ya en 2019, la naviera tomó la decisión de que ninguno de sus buques utilizaría las rutas del Mar del Norte para proteger los ecosistemas del Ártico. A finales de ese mismo año, se puso en marcha la Coalición por la Energía del Futuro, formada por 14 compañías internacionales, entre las que se encuentra CMA-CGM.

Por otro lado, es la primera naviera del mundo que ha probado el uso de un biocombustible que utilizaba en un 20% aceite vegetal reciclado y residuos forestales.

En diciembre de 2020, también ha lanzado un programa de regeneración de los arrecifes de coral, empezando por un proyecto en Australia, y ya en 2021, se ha embarcado en un plan mundial de reforestación, que supone la plantación de 110.000 árboles, uno por cada empleado, en un total de 12 países.

Asimismo, está impulsando la producción de 12.000 toneladas de biometano, que será inyectado en la red europea a través del sistema de garantías de origen, para ofrecer a sus clientes una reducción de su huella de carbono de un 67% como mínimo en sus servicios marítimos.