Cofares ha iniciado la transformación de la flota de distribución de medicamentos a vehículos totalmente eléctricos.

Con esta iniciativa, la cooperativa pretende reducir las emisiones de CO2 de sus actividades logísticas, especialmente en zonas de bajas emisiones, como las que funcionan en cada vez más ciudades grandes.

La fase piloto del proyecto conllevará la transformación del 30% del parque móvil de la compañía, el que realiza reparto urbano, a flota eléctrica, lo que supondría que un 20% de las rutas podrán hacerse con vehículos eléctricos.

De esta manera, anualmente se realizarán hasta 100.000 rutas y 12 millones de kilómetros, al tiempo que se distribuirán hasta 6,3 millones de cubetas de forma sostenible.

A través de la iniciativa, se estima una reducción, entre 2021 y 2023, de aproximadamente 5.600 toneladas de CO2, además de una disminución de la contaminación acústica de aproximadamente el 10% de los decibelios en el tiempo de conducción, y del 100% en vehículos en reposo.

El proyecto de transformación del parque móvil de la cooperativa tiene como objetivo lograr la transformación integral de la logística farmacéutica, tanto en términos de sustitución de la flota actual por una flota eléctrica y sostenible, como en un aumento de la calidad de los servicios logísticos prestados a la red de oficinas de farmacias, que incluye la implementación de herramientas tecnológicas que permiten un mejor control y mayor visibilidad de la operativa.