Un megacamión de 32 metros de la empresa Transpais, con una capacidad de más de 70 toneladas, ha empezado a operar en el puerto de Tarragona. Este nuevo servicio supone una apuesta por la sostenibilidad y un complemento al transporte ferroviario, lo que permitirá reducir el número de viajes, contribuyendo a un menor consumo y una disminución de las emisiones.

La concentración de la carga en menos vehículos también implica una reducción del nivel de emisiones de CO2 y de los gases contaminantes. Al mismo tiempo, la incorporación del megacamión constituye un ahorro en los costes económicos, al reducirse el precio de la tonelada transportada.

Dado que todavía no se ha concretado a nivel estatal la normativa respecto a este tipo de vehículos, su circulación está sujeta a una fase de pruebas, a falta de acuerdos para cerrar la legislación definitiva.

Donde sí se pueden ver desde hace tiempo estos conjuntos es en el norte de Europa, en países como Suecia, Finlandia, Dinamarca, Países Bajos, algunas zonas de Noruega o, más recientemente, en Portugal.

La introducción de estos vehículos permitirá la mejora de la seguridad viaria, al reducirse el número de vehículos en carretera, lo que a su vez supondrá una reducción de los accidentes, explican desde la Autoridad Portuaria.

En este sentido, el puerto está conectado a la autopista AP-7, que conecta con Europa y el sur de la península ibérica. También destacan las autovías T-11/N-420 y la C-14, y actualmente está en construcción la nueva A-27 entre Tarragona y Montblanc, que mejorará la conexión del área urbana de Tarragona con Lérida y el centro de la Península Ibérica.