La Autoridad Portuaria de la Coruña ha iniciado el desmantelamiento de los silos de Bunge Ibérica en el muelle de Calvo Sotelo para seguir avanzando en la liberación de los terrenos portuarios para su apertura a la ciudad.

Bunge Ibérica, que ya utiliza el Puerto Exterior para la importación de cereales, asumirá los costes de la demolición, en virtud del acuerdo alcanzado para la extinción de su concesión en el muelle. En total, las obras ascenderán a 78.000 euros y tendrán un plazo de ejecución de cinco semanas.

La obra comprende el derribo de los seis silos metálicos, además los elementos auxiliares como son la escalera exterior, tuberías, depósito de acero, equipo de carga de camiones, caseta de servicio, tubería de conexión con el cantil y cierre perimetral.

El objetivo es que el muelle de Calvo Sotelo quede liberado en 2022, con el traslado de las operaciones al Puerto Exterior o a otros muelles del puerto interior.

Por tanto, en los próximos meses se desmantelarán las instalaciones de Olesosilos de Galicia, que ya está construyendo su terminal en Punta Langosteira. De forma paralela, entre abril y junio se llevarán a cabo los trabajos para adecuar el muelle de Batería a usos ciudadanos.

La próxima semana, está prevista una reunión entre el presidente del puerto, Martín Fernández Prado, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Este encuentro permitirá avanzar en la búsqueda de soluciones al modelo de gestión de los terrenos portuarios, la deuda de la Autoridad Portuaria por la construcción del Puerto Exterior y la ejecución del enlace ferroviario de Langosteira.