El presidente de la Autoridad Portuaria de La Coruña, Martín Fernández Prado, ha estado presente en el inicio de las obras de las nuevas instalaciones de TMGA en el Puerto Exterior. Actualmente, dispone de cuatro naves, que ocupan 29.000 m², y con esta ampliación pasará a sumar seis, con 42.000 m² y una inversión acumulada de 25 millones de euros.

Con estas nuevas instalaciones, dará un importante salto cualitativo en eficiencia económica y medioambiental, al incorporar además una cinta mecanizada para el transporte de graneles desde el buque hasta los almacenes en circuito cerrado.

Fernández Prado ha destacado el enfoque innovador y el uso de tecnología respetuosa con el medio ambiente que caracteriza a la empresa, que fue la primera en instalarse en Punta Langosteira en 2015 y es la estibadora con mayor volumen de facturación y movimiento de mercancías del puerto de La Coruña.

La iniciativa privada ha movilizado ya más de 235 millones de euros en el Puerto Exterior, que ha movido más de 11 millones de toneladas desde su puesta en funcionamiento y se ha consolidado como un gran hub de graneles agroalimentarios.

Entre los próximos desafíos, el presidente ha citado la plena operatividad de la instalación, con la “pieza imprescindible del enlace ferroviario”. La consejera de Mar, Rosa Quintana, ha coincidido con él en la necesidad de buscar soluciones que impidan poner en riesgo la viabilidad presente y la rentabilidad futura de Punta Langosteira, recordando el compromiso de la Xunta en el protocolo firmado en 2018.