Comisiones Obreras teme que todo un conjunto de circunstancias se vienen alineando para emborronar el futuro de Correos como empresa pública.

En este sentido, la central sindical señala «la conformación de un potentísimo lobby favorable al recorte del Servicio Postal Universal y al desmantelamiento de Correos, con propuestas de la Comisión Europea, algunas formaciones políticas, organizaciones empresariales de la paquetería y organismos como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia o el Tribunal de Cuentas».

En el mismo saco engloba el sindicato también la inminente publicación de un informe sobre el operador postal público elaborado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF, que, entre otros aspectos, propone el recorte del servicio postal universal, el cierre de oficinas, la reducción de los días de reparto y una drástica reducción de plantilla.

Ante estos posicionamientos, Comisiones Obreras muestra «su oposición sin matices ante cualquier propuesta de recorte del servicio postal público» y, de igual modo, se pregunta “si se está evaluando la eficiencia del gasto en Correos o forma parte de una operación orquestada para frenar la entrada de Correos en un nicho de mercado como el de la paquetería, evaluado, este sí, en cerca de 7.000 millones, intentando favorecer a los lobbies privados de paquetería que mantienen esa misma posición” y confía en el Gobierno, «que en el caso de Correos ha apostado explícitamente por su papel vertebrador y de servicio público».