Comisiones Obreras estima que el diseño del orden del día de próxima junta extraordinaria de Trasmediterránea fijada para el próximo 1 de febrero, tiene «la estrategia de utilizar a Trasmediterránea para culpabilizarla de todos los problemas que afectan Grupo Naviera Armas».

El mismo tiempo, el sindicato denuncia la, a su juicio, «la falta de respeto a los derechos sindicales que se manifiestan en la ausencia de transparencia e información a la representación legal de los trabajadores» y que se traduce en una falta de información desde finales de noviembre en relación con «los avances y/o medidas que se estén tomando para solventar los problemas económicos que Naviera Armas le atribuye a Trasmediterránea».

Ante esta situación, el sindicato ha dirigido una carta a la dirección de la empresa solicitando información adicional sobre las cuentas anuales de Trasmediterránea a 31 de diciembre de 2019, que, en su opinión, «dejan claramente en entredicho la dudosa gestión y política que Naviera Armas ha tomado con la Compañía Trasmediterránea al pasar de sustanciales beneficios en 2018 a pérdidas millonarias en 2019, cuando aún la covid-19 no era un problema».

Para el sindicato esta situación es «extremadamente preocupante» y, en consecuencia, «no descarta emprender nuevas movilizaciones si no se garantiza un horizonte sólido para el futuro de la compañía» y que, según defienden, «deben contribuir a la constitución de un marco estable de mantenimiento del empleo y de las condiciones laborales, además de promover la renovación y crecimiento de la flota”.