Según denuncia Comisiones Obreras, algunas «plataformas de mercancías y empresas varias han tenido la brillante idea de crear una jaula a modo de refugio« para que los conductores sigan la estiba de las mercancías.

A juicio del sindicato, «más no se puede denigrar a los conductores profesionales», al tiempo que señala que «una sala de descanso dotada de lo más mínimo exigible para cualquier trabajador que se precie, hubiera sido lo deseable, y si el profesional tiene que estar vigilando la estiba para una correcta distribución de la mercancía, hay otras formas de ofrecerle seguridad y no a través de enjaularlo, como si de un animal se tratase».

Este caso concreto le sirve a la central sindical para argumentar que no hay escasez de conductores, sino que «faltan condiciones pero si la situación no cambia, no hay un futuro profesional digno y a medio plazo sí que faltarán conductores», ya que, de acuerdo con su criterio,«nadie aspira a ser explotado y mucho menos a ser enjaulados».

Sin embargo, al tiempo, Comisiones Obreras considera que «la situación es reversible siempre y cuando de manera urgente se realice un análisis serio y riguroso de la problemática sociolaboral de la profesión, se tenga respeto y consideración a los profesionales de la conducción».

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110