Un 28% de las empresas se equivoca a la hora de determinar cuándo es el momento para cambiar las ruedas de sus carretillas. Así, un 3% las cambia demasiado tarde, quedando los operarios expuestos a riesgos, mientras que un 25% las cambia demasiado pronto, incurriendo en gastos innecesarios.

Por ello, Mitsubishi, que considera que es importante revisarlas antes de cada turno de trabajo, ha preparado unas indicaciones para ayudar a los usuarios a rentabilizar el dinero invertido y mantener la seguridad en los almacenes.

En primer lugar, es preciso seleccionar el neumático correcto para cada uso. Las neumáticas son las más adecuadas para altas velocidades, pero pueden pincharse, mientras que las macizas únicamente están indicadas para superficies suaves.

Por su parte, las elásticas, que son un híbrido de las dos, satisfacen las necesidades de la mayoría de empresas y cuentan con una capa antiabrasiva, una capa blanda que absorbe los impactos y una capa rígida que asegura una correcta instalación de la rueda.

Unas ruedas de alta calidad pueden mover un 14% más de palets en un solo turno, por lo que aunque las homologadas sean más caras, su impacto en la seguridad, productividad y costes de mantenimiento las convierte al final en la opción más económica.

Además, las fabricadas con compuestos baratos se desgastan de forma más rápida y menos uniforme, lo que supone un peligro. En este sentido, es conveniente consultar si el fabricante y el instalador de las ruedas cumplen las normas de proceso ISO 9001.

La seguridad afecta a la estabilidad

De hecho, la seguridad de las ruedas afecta también a la estabilidad, pudiendo producirse problemas cuando existen altas tensiones, como al maniobrar en curvas con una carga pesada, o a consecuencia de problemas repentinos, como fallos en el hilo de acero del talón, patinamiento de la llanta, bandas de rodadura despegadas o una mala instalación.

Asimismo, es importante tener en cuenta que los neumáticos de caucho necesitan tiempo para enfriarse, pudiendo recorrer unos 2 km antes de dejarlas reposar 15 minutos. Sin embargo, a medida que se reduce la cantidad de caucho, es más difícil que el calor se disperse, lo que incrementa los riesgos.

Por último, para maximizar la seguridad es preciso elegir la carretilla correcta. Algunas están diseñadas para preservar las ruedas durante la conducción, haciéndolas más seguras y productivas.