la-fatiga-del-conductor-representa-un-reto-para-cualquier-operador

La fatiga del conductor representa una reto para cualquier empresa que cuente con una flota de vehículos.

La fatiga es uno de los factores de riesgo más importantes para la conducción. Así lo demuestran las cifras de la Dirección General de Tráfico, que indican que del 20 al 30% de los accidentes de tráfico se relacionan directa o indirectamente con el cansancio.

Además, la Real Sociedad de Prevención de Accidentes estima que los hombres jóvenes, los conductores de camión, los conductores de coches de empresa y los trabajadores por turnos son los que corren más peligro de quedarse dormidos al volante. Por tanto, la fatiga del conductor representa un reto real para cualquier empresa que cuente con una flota de vehículos.

En este contexto, TomTom Telematics ha elaborado algunos consejos para gestores de flotas, que comienzan con la formación a los conductores. Así, se desaconseja abrir la ventana, encender la radio o tomar un café cargado mientras se conduce, ya que puede aumentar el riesgo.

También se recuerda que los momentos de mayor peligro son desde las 12 de la noche y las 6 de la mañana, y después de comer. Por ello, si el conductor nota somnolencia, debe parar inmediatamente, tomar un café cargado y echarse una siesta de 15 minutos, o bien dar un paseo para refrescarse. Asimismo, es importante evitar las comidas copiosas y dormir entre siete y ocho horas.

Paradas periódicas y tecnología avanzada

En segundo lugar, desde el fabricante recomiendan planificar las paradas y recuerdan que después de conducir cuatro horas y media, se debe descansar durante 45 minutos sin interrupción. Sin embargo, es posible sustituir esta pausa por una de 15 minutos a la hora y media de conducción, y una de 30 minutos a dos horas y media, lo cual resulta más adecuado para evitar la fatiga.

Por último, es aconsejable utilizar la tecnología telemática avanzada para programar los tiempos de pausa, con el fin de cumplir con la normativa y garantizar el descanso del conductor. Además, los sistemas para reconocer la somnolencia y las distracciones que integran algunos vehículos pueden monitorizar el movimiento de los ojos, según el tipo de parpadeo.