Probablemente no sea lo primero que se considera al elegir una nueva carretilla elevadora pero, dado que las lesiones por movimientos repetitivos son tan comunes, la ergonomía de la cabina de las carretillas merece un análisis más detenido.

Una encuesta realizada por la marca Mentholatum para el alivio del dolor ha comprobado que uno de cada cinco adultos (21%) ha sufrido alguna lesión por movimientos repetitivos. Y esto incluye a los conductores de carretillas elevadoras.

Las lesiones por movimientos repetitivos se conocen por otros muchos nombres, como son trastornos en los miembros superiores de origen laboral, trastornos traumáticos acumulativos, síndrome de sobreuso ocupacional o enfermedades osteomusculares.

Cualquiera que sea su denominación, se refieren a condiciones que afectan a los músculos, tendones, ligamentos, articulaciones o nervios en las extremidades superiores, en cualquier lugar entre el cuello y los dedos.

Estas lesiones se desarrollan por una serie de prácticas en una gran variedad de sectores. La principal causa es trabajar durante largos periodos de tiempo en una postura incómoda o poco natural, sobre todo si el individuo en cuestión no se toma los descansos adecuados.

Si, como resultado de toda esta actividad, un operario empieza a quejarse de rigidez, calambres, entumecimiento, hormigueo, sensibilidad o hinchazón, es muy probable que esté desarrollando una lesión por movimientos repetitivos.

Tratamiento en fases tempranas

Si no se tratan en una fase temprana, estos síntomas pueden convertirse en una lesión permanente. Llegados a ese punto, pueden provocar un gran dolor y tensión al conductor y, a su vez, reducir la concentración y causar un riesgo muy real de accidente grave.

Si una parte de la plantilla padece problemas de salud por su trabajo, no es de sorprender que esto tenga un impacto significativo en indemnizaciones por enfermedad, además de la reducción de la productividad y el aumento de los accidentes.

Los estudios realizados han estimado el coste para las empresas como resultado de lesiones por movimientos repetitivos en torno al 0,5–2% del PNB.

Un estudio llevado a cabo en Holanda sitúa los costes de compensación, indemnizaciones por enfermedad y otros pagos en 2,1 mil millones de euros al año, con una pérdida de productividad de 808 millones de euros por los trabajadores que sufren lesiones por movimientos repetitivos.

Respecto a las lesiones por movimientos repetitivos, las lesiones más comunes en los operarios de carretillas son dolor de espalda al arrastrar cargas pesadas en transpaletas manuales, tensión en rodillas y tobillos al subir y bajar de la carretilla y tensión en el cuello al mirar por encima del hombro mientras se da marcha atrás.

Cada vez son más las carretillas modernas que están mejor equipadas para reducir al mínimo los riesgos de lesiones por movimientos repetitivos. Sin ir más lejos, sentarse con el soporte adecuado ayuda a mantener una postura correcta durante la conducción y alivia la tensión que, de lo contrario, podría resultar perjudicial durante largos turnos.

Enfoque ergocéntrico

Mitsubishi adopta un enfoque ergocéntrico con carretillas diseñadas en torno al conductor, como es la implantación del último reposabrazos ergonómico que proporciona apoyo total a la muñeca, el antebrazo y el hombro, lo que reduce en gran medida la tensión y el esfuerzo, además de ser totalmente ajustable.

Funciones como la dirección FeatherTouch que con tan solo seis giros de tope a tope reducen la tensión en el brazo y los movimientos necesarios por turno, también ayudan.

Estos son ejemplos de la filosofía adoptada por el equipo de diseño de Mitsubishi al crear carretillas que marcan una auténtica diferencia en cuanto a rendimiento del operario y bienestar a largo plazo.

También realizar una evaluación de riesgos para determinar cómo y dónde se pueden ver más afectados sus trabajadores. Y asegurarse de que estos tengan suficientes descansos durante sus turnos.

La formación y supervisión adecuadas para los operarios también son un aspecto importante. Una cosa es ofrecer una carretilla de diseño ergonómico, y otra muy distinta asegurarse de que los operarios estén familiarizados con su debido manejo.

La conclusión es que con un problema tan extendido como son las lesiones por movimientos repetitivos, es conveniente dar prioridad a la comodidad, el apoyo a los operarios y la ergonomía. Las carretillas y prácticas laborales adecuadas pueden contribuir de manera considerable a prevenir estos problemas.