El ecommerce ha revolucionado el sector de la moda

Los retailers deben reorganizar la cadena de suministro con el fin de manejar el flujo de productos en ambos sentidos

“Fashion in Flux: Mastering the Omni Channel Suplly Chain”estudio elaborado por DHL que se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, en inglés, de 16 págs y 1,2Mb)

Un reciente informe publicado por DHL establece que la industria de la moda se encuentra en constante evolución, ya que la venta multicanal, a través de los comercios on-line y las tiendas físicas está evolucionando rápidamente hacia la omnicanalidad. Esto significa que los canales de venta previamente segregados deben converger hacia una única vía al mercado, lo que añade complejidad a la cadena de suministro.

El informe ‘Fashion in Flux: Mastering the omni-channel supply chain’ señala que los compradores esperan obtener de los retailers una experiencia de compra satisfactoria a todos los niveles, en la que se les ofrezca la misma selección de producto, las mismas opciones de compra y entrega, así como el mismo nivel de servicio sin importar cómo, dónde o cuándo se produzca la interacción.

Al comprador no le interesan los procesos internos del retailer para resolver  los comportamientos de compra, entrega y devolución, sino que únicamente espera que éste sea capaz de ofrecer si no todas, por lo menos algunas de estas opciones.

Para proporcionar una experiencia de compra satisfactoria es necesario, según sostiene DHL, que todos los procesos estén diseñados con este fin, desde la infraestructura tecnológica del retailer hasta la forma en la que incentiva a sus vendedores. Para lograrlo, los retailers deben desarrollar estrategias que combinen las operaciones en tienda con las cadenas de suministro tradicionales y el ‘e-fullfilment’, de forma que aporten rendimiento y rentabilidad.

Los canales de venta separados deben converger hacia uno solo que permita la venta, entrega y devolución, con una completa visibilidad y control, así como una estructura de costes sostenible. De acuerdo con esta idea, el informe abarca una variedad de temas relacionados con el sector de la moda y el estilo de vida, desde la situación actual y tendencias futuras, a los principales retos de la cadena de suministro y cómo ésta debe adaptarse a la omnicanalidad.

Reorganizar la cadena de suministro

En este sentido, se señala que los retailers deben reorganizar la cadena de suministro con el fin de manejar el flujo de productos en ambos sentidos e incluir algunas capacidades de ejecución.

Entre estas capacidades, destaca conseguir una red de distribución flexible, diseñada para atender los distintos requerimientos en cuanto a la entrega de productos; visibilidad en tiempo real de la reserva de existencias para reducir los costes asociados al stock de seguridad y al mantenimiento de inventario o un control dinámico del acceso y asignación de inventarios en tiempo real.

Por otro lado, esta cadena de suministro debería poder procesar y enviar pedidos individuales al menor coste posible, independientemente de la fuente, y de ofrecer servicios de cumplimiento de pedidos flexibles para satisfacer la demanda, independientemente del canal de donde provenga.

Por último, se debe conseguir la máxima eficiencia en cada parte de la cadena de suministro para cubrir las expectativas del cliente; que se realice un proceso de devolución efectivo a un coste controlado y, todo ello, con mínimos costes por servicios.

El informe está basado en las conversaciones mantenidas con directivos de la industria en distintas mesas redondas durante la celebración del evento ‘2014 Fashion MasterClass‘, que tuvo lugar a principios de 2014.